Hechos Sobre La Depresión

¿Qué es la Depresión?

La depresión es una enfermedad tratable caracterizada por cambios en el estado de ánimo, que afecta la forma de pensar, la energía y el comportamiento, de más de 23 millones de adultos tan solo en los Estados Unidos de America cada año. Es el padecimiento severo del cerebro más común en los Estados Unidos.

La depresión es más que la inevitable tristeza o decepción que acompaña a los altibajos de la vida. Es una combinación de cinco o más síntomas identificables que son muy distintos al rango normal de sentimientos y comportamientos de una persona. Estos síntomas de depresión duran más de dos semanas e interfieren con las actividades diarias de la persona, tanto individuales como familiares.

La depresión involucra a todo el cuerpo, sin embargo los investigadores la han detectado en el cerebro por medio de técnicas modernas de imagenología. Las personas con depresión presentan un desequilibrio en ciertos químicos cerebrales conocidos como neurotransmisores. Este desequilibrio genera serios y persistentes síntomas físicos como lo son: dificultad para dormir, cambios en el apetito y la energía; así mismo se presentan pérdidas cognitivas como la dificultad para concentrarse y tomar decisiones, y sentimientos como la irritabilidad, la desesperación y la culpa.

La depresión severa se caracteriza por episodios depresivos que pueden persistir a lo largo de la vida de una persona. Si bien circunstancias difíciles en la vida de un individuo pueden desencadenar dicho padecimiento, no todas las situaciones estresantes llevan a la depresión, ni todos los episodios depresivos son generados por situaciones de mucho estrés.

Síntomas de Depresión

Presentar cinco o más de los siguientes síntomas diariamente durante un período de dos semanas o si los síntomas interfieren con las actividades laborales o familiares puede indicar la presencia de depresión clínica:
 Tristeza prolongada o episodios de llanto inexplicables
 Cambios significativos en el apetito y los patrones de sueño
 Irritabilidad, ira, preocupación, agitación, ansiedad
 Pesimismo, indiferencia
 Pérdida de energía, cansancio persistente
 Sentimientos de culpa, de no valer nada
 Dificultad para concentrarse y tomar decisiones
 Dolores y malestares inexplicables
 Pensamientos recurrentes sobre el suicidio y la muerte


¿Quién Padece de Depresión?
 50% de los pacientes presentan un episodio depresivo entre los 20 y los 50 años de edad.

Muchas personas experimentan su primer episodio en la adolescencia o edad adulta temprana (15-30), en ocasiones incluso más jóvenes. (Instituto Nacional de Salud Mental, 1998)

 Uno de cada treinta y tres niños y uno de cada ocho adolescentes padecen de depresión clínica. (Centro para Servicios de Salud Mental, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EUA, 1996)
 La gente con depresión es cuatro veces más propensa a desarrollar un ataque cardíaco que aquella sin antecedentes de la enfermedad. Después de un ataque al corazón dichas personas presentan un riesgo significativamente mayor de muerte o de un segundo ataque cardíaco.
(Instituto Nacional de Salud Mental, 1998) Las investigaciones han demostrado que la depresión severa frecuentemente se presenta junto con
otras enfermedades.
 25% de los pacientes con cáncer
 10 -27% de los pacientes después de un derrame cerebral
 50-75% de los pacientes con desórdenes alimenticios (anorexia y bulimia)
 27% de las personas con trastornos de abuso de sustancias (tanto alcohol como otras sustancias) (Instituto Nacional de Salud Mental, 1999)
 8.5-27% de las personas con diabetes. (Rosen y Amador, 1996) La Depresión y las Personas de la Tercera Edad
 Aproximadamente unos seis millones de personas son afectadas por la depresión en una etapa tardía de la vida, pero solo el 10% recibe tratamiento. (Universidad de Brown, Trimestral de Cuidado a Largo Plazo, 1997)
 15-20% de las familias americanas cuidan de un familiar mayor. Una encuesta a estos cuidadores de adultos mostró que 58% de ellos presentaban clínicamente significativos síntomas de depresión. (Alianza de Cuidadores Familiares, 1997)


Las Mujeres y la Depresión


 Las mujeres sufren de depresión en una tasa dos veces mayor que los hombres. Esta proporción de 2:1 existe independientemente de su origen racial o étnico o estatus económico. La prevalencia de la depresión severa es de 20-26% para las mujeres y 12.8% para los hombres. (Diario de la Asociación Médica Americana, 1996).
 Los cambios de humor post-parto pueden variar desde un episodio menor transitorio inmediatamente después del parto hasta un episodio de depresión severa e incluso a la depresión severa, incapacitante y psicótica. Hay estudios que sugieren que las mujeres que presentan un caso de depresión severa después del parto por lo general han tenido episodios
depresivos previos a pesar de no haber sido diagnosticadas o tratadas. (Instituto Nacional de Salud Mental, 1999)
 La depresión puede aumentar el riesgo de fractura de huesos en las mujeres. Se descubrió que la densidad mineral del hueso de cadera de las mujeres con antecedentes de depresión severa era 10-15% menor que la normal en una mujer de la misma edad; la densidad era tan baja que
el riesgo de fractura de cadera se incrementó un 40% a lo largo de 10 años. (Instituto Nacional de Salud Mental, 1999)


Impacto Económico de la Depresión


 La depresión severa es la causa principal de incapacidad a nivel mundial en personas mayores a cinco años. (Organización Mundial de la Salud, “Carga global de la enfermedad”, 1996)
 La tasa anual de depresión en las empresas estadounidenses es de alrededor de los $ 70 billones de dólares en gastos médicos, pérdida de productividad y otros costos. La depresión representa cerca de $12 billones de dólares en días perdidos de trabajo por año. Además, más de $11 billones de dólares en otros costos se acumulan por la disminución de la productividad debido a los síntomas que reducen la energía, afectan los hábitos de trabajo, ocasionan problemas de concentración, memoria, y toma de decisiones. (The Wall Street Journal,2001, Instituto de Salud Mental, 1999)
 La depresión es uno de los tres problemas laborales más importantes, estando únicamente por debajo de las crisis familiares y el estrés. (Encuesta de la Asociación de Profesionales de Asistencia al Empleado, 1996)


La Depresión y el Suicidio


 La depresión es la causa de unos dos tercios de los 30,000 suicidios reportados en los Estados Unidos cada año. (Conferencia de la Casa Blanca en Salud Mental, 1999)
 Por cada dos homicidios cometidos en los Estados Unidos, suceden tres suicidios.
 La tasa de suicidio para adultos mayores es aproximadamente 50% más alta que la de la nación completa. Unos dos tercios de los suicidios de los adultos mayores son atribuidos a casos de depresión no tratada o mal diagnosticada.(Sociedad Americana sobre Envejecimiento, 1998)
 La depresión no tratada es el factor de riesgo número uno para el suicidio entre los jóvenes. El suicidio es la tercera causa de muerte en personas de 15 a 24 años de edad y la cuarta causa de muerte en las personas de 10 a 14 años de edad. Los hombres jóvenes de 15 a 24 años de edad se encuentran en alto riesgo de suicidio, habiendo una relación de hombres y mujeres de 7:1. (Asociación Americana de Estudios sobre Suicidio, 1996)
 La tasa de mortalidad por suicidio (11.3 por cada 100.000 habitantes) sigue siendo superior a la tasa de muerte por enfermedad hepática crónica, Alzheimer, homicidios, arterioesclerosis o hipertensión. (Muertes: datos finales para 1998, Centro de Control de Enfermedades) 


Recibiendo Tratamiento para la Depresión


Cerca de un 80% de los que reciben tratamiento para la depresión presentan mejoras importantes en sus síntomas cuatro a seis semanas después de haber iniciado la medicación, la psicoterapia, la asistencia a grupo de apoyo o la combinación de dichos tratamientos. (Instituto Nacional de Salud, 1998)
A pesar de la alta tasa de éxito del tratamiento, cerca de dos de cada tres personas que padecen de depresión no buscan activamente recibir el tratamiento adecuado ni lo reciben. (DBSA, 1996)
Se estima que un 50% de los casos no exitosos de tratamientos para la depresión se deben al incumplimiento médico. Los pacientes dejan de tomar sus medicamentos antes de tiempo debido a los inaceptables efectos secundarios, los factores financieros, los miedos a la adicción y/o mejora de
los síntomas a corto plazo, inclinándolos a creer que seguir con el tratamiento es innecesario.(DBSA, 1999)
La participación en un grupo de apoyo ( o curso psicoeducativo) de paciente a paciente mejoró el cumplimiento del tratamiento en aproximadamente un 86% y redujo la hospitalización de los pacientes. Los participantes de los grupos de apoyo están un 86% más dispuestos a tomar medicamentos y manejar los efectos secundarios. (DBSA, 1999)


Fuente: Depression and Bipolar Support Alliance.

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *